montaje

Escapistas

(El kibutz del deseo, 2017)

Los mundos evasivos son aquí territorios  fértiles de ficción. Las historias y los inventos de aquellos que escapan nutren esta colección. Estos cuentos de escapados trabajan la fascinación con las ficciones literarias y cinematográficas, con los terrenos del sueño y la sensualidad, con las experiencias narcóticas y la psicodelia, en fin, con estados alternos del cuerpo y la psique.

 

portadacc.jpg

El Cristo del Cerro Gandía

por Pepe Robles
Prólogo y edición: Rojo Robles (El kibutz del deseo 2017)

Eventos fantásticos comienzan a manifestarse en el Cerro Gandía. De la cruz aparentemente vacía surgen voces potentes que sacuden las consciencias de los habitantes del pueblo de Manatí en la isla de Puerto Rico. Pepe Robles mantiene su ojo e inspiración poética en lo local y genera una poesía sobre el Manatí profundo, sobre su topografía, sociedad y movimiento espiritual. El Cristo del Cerro Gandía examina las formas y contenidos etéreos que circulan en el terruño.

 

portada

Los desajustados

 (El kibutz del deseo, 2016)

Paliedemes escribe cuentos extravagantes que nadie lee. Nadie, excepto Marcia, una secretaria atrapada en la editorial erótica La columna, dirigida por el Sr. Galíndez, un editor nefando. Paliedemes vive en una isla violenta, tiene un hermano en coma, el padre en un asilo psiquiátrico y acaba de caerle un rayo. Cuando todo está fuera de balance, Marcia aparece para inmiscuirlo en su plan de venganza y propulsarlo a un espiral demente.

 

cover

The Maladjusted

Translated by Tania Molina & David Skeist (El kibutz del deseo, 2015)

Paliedemes writes adventurous dream landscapes that no one reads- no one, except Marcia, an editorial assistant trapped in a dead-end job at a pulp erotica publishing house. Paliedemes has a brother in a coma, friends growing increasingly self-absorbed and inconsistent, and he has just been hit by lighting. Everything around him is off balance or out of reach when Marcia shows up to pull him into a revenge plot and push him into a spiral of lunacy.